MADE IN HEAVEN

El artista norteamericano Jef Koons,  a quien algunos califican como el rey del kitsch, admite estar fascinado por el sexo. «Cuando pienso en la palabra belleza, pienso en una vagina. Eso es lo primero que se me ocurre. O en el culo (de la Venus de Cnido) en la escultura de Praxíteles». A lo largo de su carrera Jeff Koons se ha distinguido por la utilización del mundo cotidiano que le rodea para convertirlo en el eje de sus trabajos. Es así como este artista y escultor estadounidense ha conseguido fama y prestigio internacional, en una propuesta que destaca por su perfecta asimilación de la consumista cultura americana como fuente de inspiración.   



 Sus creaciones más controvertidas fueron las explícitas fotografías, pinturas y esculturas que mostraban sus relaciones sexuales con la actriz porno y diputada del Partido Radical italiano Cicciolina, con la que estuvo casado
Koons explica que su provocadora serie de fotografías junto a la estrella del porno húngara Ilona Staller, más conocida como Cicciolina,  es una respuesta al "Adán y Eva" de Masaccio en la capilla Brancacci, de Florencia. La pintura de Masaccio transmite "la culpa y la vergüenza" que sienten nuestros primeros padres al ser expulsados del Paraíso, y en su serie de fotos eróticas con Cicciolina, Koons ha querido presentar, según explica, a una pareja totalmente liberada de esos sentimientos.

 
 

Koons explica que su provocadora serie de fotografías junto a la estrella del porno húngara Ilona Staller, más conocida como 'Cicciolina', es una respuesta al 'Adán y Eva' de Masaccio en la capilla Brancacci, de Florencia.
La pintura de Masaccio transmite "la culpa y la vergüenza" que sienten nuestros primeros padres al ser expulsados del Paraíso, y en su serie de fotos eróticas con 'Cicciolina', Koons ha querido presentar, según explica, a una pareja totalmente liberada de esos sentimientos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada